Mundillo del arte

El jardín de las delicias

septiembre 30, 2015

Bruzzone
Gustavo “el Negro” Bruzzone no fue siempre un coleccionista. Abogado de profesión, su interés por el arte se intensificó cuando viviendo en Madrid se encontró por primera vez frente al “Jardín de las Delicias” de Del Bosco, pintura que siempre le había llamado la atención de pequeño. Cada vez que tenía tiempo libre pasaba por el Museo del Prado para contemplar la obra. A su vuelta en Buenos Aires, en los 90´ ya siendo fiscal y antes de ser Juez, entró por primera vez en una galería de arte. Comenzó a tomar clases de pintura y conocer artistas. Se acababa de mudar a un departamento en la Avenida Córdoba y un amigo inocentemente le preguntó ¿Qué vas a colgar en las paredes? Fue en ese momento cuando empezó a gastarse hasta el último centavo de su sueldo para comprar arte. Cuenta Gustavo que incluso sacó obras de los tachos de basura de los talleres de sus amigos artistas que por falta de espacio, habían preferido descartar algunas piezas para seguir produciendo. Gustavo, colgaba cada nueva obra que compraba, rescataba o le regalaban formando de a poco su propio Jardín de las Delicias. En el año 1999 su colección ya era tan grande y relevante que Alfredo Londaibere, el curador del Centro Cultural Rojas en ese momento, lo invitó a mostrar su colección por primera vez. Ideólogo y cofundador junto a Roberto Jacoby de la mítica revista Ramona y con la colección más importante de la Argentina de los años 90, Gustavo sigue compartiendo con pasión y humildad cómo fue que de un día para el otro se convirtió en coleccionista.

Post anterior Post siguiente

You Might Also Like

No hay comentarios

Dejar un comentario